Programas2019-03-06T16:53:59+00:00

Casa de Acogida

Nuestro modelo de acogida no solo busca cubrir las necesidades básicas del niño, aunque en un primer momento sea lo más urgente, pretendemos hacerles crecer, primero como personas, y luego como profesionales.

Construimos un espacio de tolerancia en el que cuidadores y acogidos, procedentes de etnias diferentes, con creencias y tradiciones distintas, conviven en paz, sin exclusiones. Nuestra Casa es un ejemplo de fraternidad entre los distintos pueblos y credos, muestra de la riqueza cultural de la región y de Kenia, y sirve de estímulo y ejemplo para las distintas tribus a las que atendemos.

Casa de Acogida

Nuestro modelo de acogida no solo busca cubrir las necesidades básicas del niño, aunque en un primer momento sea lo más urgente, pretendemos hacerles crecer, primero como personas, y luego como profesionales.

Construimos un espacio de tolerancia en el que cuidadores y acogidos, procedentes de etnias diferentes, con creencias y tradiciones distintas, conviven en paz, sin exclusiones. Nuestra Casa es un ejemplo de fraternidad entre los distintos pueblos y credos, muestra de la riqueza cultural de la región y de Kenia, y sirve de estímulo y ejemplo para las distintas tribus a las que atendemos.

Casa de Acogida

Nuestro modelo de acogida no solo busca cubrir las necesidades básicas del niño, aunque en un primer momento sea lo más urgente, pretendemos hacerles crecer, primero como personas, y luego como profesionales.

Construimos un espacio de tolerancia en el que cuidadores y acogidos, procedentes de etnias diferentes, con creencias y tradiciones distintas, conviven en paz, sin exclusiones. Nuestra Casa es un ejemplo de fraternidad entre los distintos pueblos y credos, muestra de la riqueza cultural de la región y de Kenia, y sirve de estímulo y ejemplo para las distintas tribus a las que atendemos.

Les inculcamos a los niños el valor de la amistad, la cooperación y la tolerancia. Con nosotros superan la violencia, la explotación laboral y los frecuentes abusos propios de las familias deshechas de las que proceden. Aquí recuperan la salud, aprenden la importancia de los estudios y ven por primera vez la posibilidad de un futuro diferente a la marginación y la pobreza que les han tocado sufrir hasta ahora. Con el mismo empeño procuramos que sean felices.

Porque la labor humanitaria que nos permite tener un grupo de niños sanos, protegidos y felices no es suficiente, dedicamos una especial atención a sus estudios. Todos están escolarizados.

Poco a poco el esfuerzo constante va dando sus resultados y ya son casi 50 los niños que han terminado sus estudios con una profesión y un título y ya tienen un trabajo. Más de la mitad de ellos son mujeres, un éxito en la lucha contra la injusticia y el derroche humano y social que supone la marginación de la mujer.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

Les inculcamos a los niños el valor de la amistad, la cooperación y la tolerancia. Con nosotros superan la violencia, la explotación laboral y los frecuentes abusos propios de las familias deshechas de las que proceden. Aquí recuperan la salud, aprenden la importancia de los estudios y ven por primera vez la posibilidad de un futuro diferente a la marginación y la pobreza que les han tocado sufrir hasta ahora. Con el mismo empeño procuramos que sean felices.

Porque la labor humanitaria que nos permite tener un grupo de niños sanos, protegidos y felices no es suficiente, dedicamos una especial atención a sus estudios. Todos están escolarizados.

Poco a poco el esfuerzo constante va dando sus resultados y ya son casi 50 los niños que han terminado sus estudios con una profesión y un título y ya tienen un trabajo. Más de la mitad de ellos son mujeres, un éxito en la lucha contra la injusticia y el derroche humano y social que supone la marginación de la mujer.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

Les inculcamos a los niños el valor de la amistad, la cooperación y la tolerancia. Con nosotros superan la violencia, la explotación laboral y los frecuentes abusos propios de las familias deshechas de las que proceden. Aquí recuperan la salud, aprenden la importancia de los estudios y ven por primera vez la posibilidad de un futuro diferente a la marginación y la pobreza que les han tocado sufrir hasta ahora. Con el mismo empeño procuramos que sean felices.

Porque la labor humanitaria que nos permite tener un grupo de niños sanos, protegidos y felices no es suficiente, dedicamos una especial atención a sus estudios. Todos están escolarizados.

Poco a poco el esfuerzo constante va dando sus resultados y ya son casi 50 los niños que han terminado sus estudios con una profesión y un título y ya tienen un trabajo. Más de la mitad de ellos son mujeres, un éxito en la lucha contra la injusticia y el derroche humano y social que supone la marginación de la mujer.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

Hospital Pediátrico

Cuando un niño enferma la pobreza lo agrava: vivir aislados, no tener médicos cerca, la ignorancia sobre la enfermedad, la falta de higiene y los cuidados básicos, la malnutrición o la desnutrición, la falta de agua potable…

Desde que se puso en marcha en 2007, ha sido objeto de varias ampliaciones y se ha convertido en el hospital infantil de referencia de un distrito en el que viven unas 120.000 personas, la mitad de ellos niños o menores.

Hospital Pediátrico

Cuando un niño enferma la pobreza lo agrava: vivir aislados, no tener médicos cerca, la ignorancia sobre la enfermedad, la falta de higiene y los cuidados básicos, la malnutrición o la desnutrición, la falta de agua potable…

Desde que se puso en marcha en 2007, ha sido objeto de varias ampliaciones y se ha convertido en el hospital infantil de referencia de un distrito en el que viven unas 120.000 personas, la mitad de ellos niños o menores.

Hospital Pediátrico

Cuando un niño enferma la pobreza lo agrava: vivir aislados, no tener médicos cerca, la ignorancia sobre la enfermedad, la falta de higiene y los cuidados básicos, la malnutrición o la desnutrición, la falta de agua potable…

Desde que se puso en marcha en 2007, ha sido objeto de varias ampliaciones y se ha convertido en el hospital infantil de referencia de un distrito en el que viven unas 120.000 personas, la mitad de ellos niños o menores.

En 2007 sólo el 30% de los habitantes de Lamu tenía acceso a medicamentos y los niños carecían de médicos a los que acudir, llegando la mortalidad infantil a un 11%. Desde entonces, las actividades asistenciales y preventivas desarrolladas y la educación para la salud impartida por nuestro equipo sanitario han tenido un importante impacto en la población infantil de Lamu, habiéndose reducido significativamente la prevalencia de enfermedades y la mortandad infantil.

El Hospital cuenta con una sala de triaje, una de curas, dos consultas pediátricas, dos salas de ingresos, farmacia, laboratorio… Las unidades de Vacunaciones, HIV, Renutrición y Tuberculosis permiten inmunizar y hacer un seguimiento protocolizado a todos los niños malnutridos o con HIV/Tuberculosis.

El Hospital atiende 8 ó 9.000 consultas al año, en sus instalaciones y en visitas a pueblos y poblados que no cuentan con asistencia médica. Médicos y enfermeras españoles voluntarios realizan estancias en el Hospital atendiendo a los niños y formando al personal sanitario keniano.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

En 2007 sólo el 30% de los habitantes de Lamu tenía acceso a medicamentos y los niños carecían de médicos a los que acudir, llegando la mortalidad infantil a un 11%. Desde entonces, las actividades asistenciales y preventivas desarrolladas y la educación para la salud impartida por nuestro equipo sanitario han tenido un importante impacto en la población infantil de Lamu, habiéndose reducido significativamente la prevalencia de enfermedades y la mortandad infantil.

El Hospital cuenta con una sala de triaje, una de curas, dos consultas pediátricas, dos salas de ingresos, farmacia, laboratorio… Las unidades de Vacunaciones, HIV, Renutrición y Tuberculosis permiten inmunizar y hacer un seguimiento protocolizado a todos los niños malnutridos o con HIV/Tuberculosis.

El Hospital atiende 8 ó 9.000 consultas al año, en sus instalaciones y en visitas a pueblos y poblados que no cuentan con asistencia médica. Médicos y enfermeras españoles voluntarios realizan estancias en el Hospital atendiendo a los niños y formando al personal sanitario keniano.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

En 2007 sólo el 30% de los habitantes de Lamu tenía acceso a medicamentos y los niños carecían de médicos a los que acudir, llegando la mortalidad infantil a un 11%. Desde entonces, las actividades asistenciales y preventivas desarrolladas y la educación para la salud impartida por nuestro equipo sanitario han tenido un importante impacto en la población infantil de Lamu, habiéndose reducido significativamente la prevalencia de enfermedades y la mortandad infantil.

El Hospital cuenta con una sala de triaje, una de curas, dos consultas pediátricas, dos salas de ingresos, farmacia, laboratorio… Las unidades de Vacunaciones, HIV, Renutrición y Tuberculosis permiten inmunizar y hacer un seguimiento protocolizado a todos los niños malnutridos o con HIV/Tuberculosis.

El Hospital atiende 8 ó 9.000 consultas al año, en sus instalaciones y en visitas a pueblos y poblados que no cuentan con asistencia médica. Médicos y enfermeras españoles voluntarios realizan estancias en el Hospital atendiendo a los niños y formando al personal sanitario keniano.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

Ayudas a la Comunidad

Cuando la mitad de la población del condado vive con ingresos por debajo de 1 euro al día, nuestra dedicación a los niños necesita ser complementada con otras acciones. El día a día que nosotros vivimos es siempre urgente.

Actuamos en una zona de pobreza endémica cuya situación se agrava por el atraso del campo, la sequía interminable y la cercana guerra de Somalia y sus numerosos refugiados.

Ayudas a la Comunidad

Cuando la mitad de la población del condado vive con ingresos por debajo de 1 euro al día, nuestra dedicación a los niños necesita ser complementada con otras acciones. El día a día que nosotros vivimos es siempre urgente.

Actuamos en una zona de pobreza endémica cuya situación se agrava por el atraso del campo, la sequía interminable y la cercana guerra de Somalia y sus numerosos refugiados.

Ayudas a la Comunidad

Cuando la mitad de la población del condado vive con ingresos por debajo de 1 euro al día, nuestra dedicación a los niños necesita ser complementada con otras acciones. El día a día que nosotros vivimos es siempre urgente.

Actuamos en una zona de pobreza endémica cuya situación se agrava por el atraso del campo, la sequía interminable y la cercana guerra de Somalia y sus numerosos refugiados.

Los programas que desarrollamos para ayudar a la comunidad de Lamu son:

Ayuda a Familias: En la medida que disponemos de recursos, mantenemos un fondo de ayuda desde el que atendemos los casos más urgentes que nos llegan. Casos de extrema necesidad con niños y mayores desnutridos y muchas veces enfermos. Ayuda urgente para casos extremos. Con 50 € al mes puedes garantizar una comida diaria a una familia de seis miembros en situación crítica.

Ayuda a Manda Maweni: Colaboramos con la escuela de la vecina isla de Manda, donde el duro trabajo en las canteras es apenas el único medio de vida. Con 325 € al mes puedes proporcionar leche y papillas nutritivas a un poblado de alrededor de cuarenta personas, mayoritariamente refugiados de la sequía y la hambruna.

Microcréditos: Promovemos el desarrollo local a través de un programa de microcréditos para mujeres. Con 100 € permites el arranque de un pequeño negocio para una mujer.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

Los programas que desarrollamos para ayudar a la comunidad de Lamu son:

Ayuda a Familias: En la medida que disponemos de recursos, mantenemos un fondo de ayuda desde el que atendemos los casos más urgentes que nos llegan. Casos de extrema necesidad con niños y mayores desnutridos y muchas veces enfermos. Ayuda urgente para casos extremos. Con 50 € al mes puedes garantizar una comida diaria a una familia de seis miembros en situación crítica.

Ayuda a Manda Maweni: Colaboramos con la escuela de la vecina isla de Manda, donde el duro trabajo en las canteras es apenas el único medio de vida. Con 325 € al mes puedes proporcionar leche y papillas nutritivas a un poblado de alrededor de cuarenta personas, mayoritariamente refugiados de la sequía y la hambruna.

Microcréditos: Promovemos el desarrollo local a través de un programa de microcréditos para mujeres. Con 100 € permites el arranque de un pequeño negocio para una mujer.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.

Los programas que desarrollamos para ayudar a la comunidad de Lamu son:

Ayuda a Familias: En la medida que disponemos de recursos, mantenemos un fondo de ayuda desde el que atendemos los casos más urgentes que nos llegan. Casos de extrema necesidad con niños y mayores desnutridos y muchas veces enfermos. Ayuda urgente para casos extremos. Con 50 € al mes puedes garantizar una comida diaria a una familia de seis miembros en situación crítica.

Ayuda a Manda Maweni: Colaboramos con la escuela de la vecina isla de Manda, donde el duro trabajo en las canteras es apenas el único medio de vida. Con 325 € al mes puedes proporcionar leche y papillas nutritivas a un poblado de alrededor de cuarenta personas, mayoritariamente refugiados de la sequía y la hambruna.

Microcréditos: Promovemos el desarrollo local a través de un programa de microcréditos para mujeres. Con 100 € permites el arranque de un pequeño negocio para una mujer.  Si quieres saber más descárgate nuestros informes.